miércoles, 4 de abril de 2012

Fetiches felinos



El amor de Oliver por los libros es tan poderoso como su fetiche con el cuero. Y es un gran promotor de la Literatura. Gracias a él Pilar, su dueña, se aficionó a la lectura sobre y para gatos. ¡He aquí la prueba!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada